El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, indicó por su parte que la Cámara alta no ratificará las enmiendas a la ley.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, defendió hoy la decisión de la Cámara de Representantes de aprobar un proyecto que deroga la Ley 80 para cumplir con el acuerdo con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) y que añade un fondo de compensación para empleados.

Rosselló, en conferencia de prensa, subrayó que si el cuerpo legislativo no confirma el proyecto las consecuencias las pagarán los puertorriqueños.

"Olvídense, si no hay ratificación del Senado, de los 25 millones adicionales para la Universidad de Puerto Rico y de los 50 millones de dólares para los municipios para desarrollo económico", subrayó el jefe del Ejecutivo puertorriqueño.

"El asunto de la deuda, en vez de 2 años, puede extenderse 15 años, hay muchas cosas en juego", sostuvo Rosselló.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, indicó por su parte que la Cámara alta no ratificará las enmiendas a la Ley 80 de despido injustificado aprobadas por la Cámara de Representantes.

"El martes no vamos a concurrir con eso", aseguró, además de apuntar que "el dinero de la gente, del contribuyente, no se pueden despachar ligeramente".

Las enmiendas aprobadas el jueves por la Cámara de Representantes establecen un fondo de compensación por despido injustificado y reingreso al ámbito laboral subvencionado con fondos públicos para los trabajadores despedidos.

La Cámara de Representantes aprobó el jueves una medida para derogar la Ley 80 que cumple con el acuerdo con la JSF y añade un fondo de compensación para empleados.

Ese fondo se nutrirá de 100 millones de dólares de los 345 millones de dólares de la asignación para desarrollo económico contenida en el acuerdo entre la JSF y el gobernador.

El secretario de Asuntos Públicos y Política Pública, Ramón Rosario, explicó que "este fondo será de 100 millones de dólares hasta el año 2021 para compensar a empleados que tienen 15 años o menos en su empleo".