Su pobre cierre en la serie ante Boston será su memoria del 2018.

 100 victorias. 11 blanqueadas. 267 jonrones. Esos son números de una gran temporada que a la larga no servirán de nada para la historia del 2018  de los Yankees de Nueva York.

En el recuerdo de la campaña lo que se revisará es que  solo batearon .214 en la Serie Divisional ante los Medias Rojas de Boston, la que perdieron anteanoche por margen 3-1. 

Y también que no conectaron jonrones en los dos últimos partidos de la serie, algo que solo había sucedido a inicios de la temporada en abril.

“Definitivamente es frustrante. Es obvio que uno de sus propósitos para la serie fue mantener nuestros batazos dentro del parque, y al venir a casa fueron efectivos en eso. Hay que darles el crédito por habernos contenido”, dijo el piloto yankee, Aaron Boone, haciendo referencia  a los Medias Rojas.

Mientras, al ir a la temporada muerta, Nueva York tendrá que  buscar reforzar su pitcheo abridor, lo que lleva varios años siendo su talón de Aquiles. Igualmente necesitarán revisar si Gary Sánchez será su receptor principal tras un año en el que sufrió lesiones y demostró no ser defensivamente confiable.